• Inicio
  • Blog
  • Dolor de cabeza por levantar pesas: cómo prevenirlo y tratarlo

Dolor de cabeza por levantar pesas: cómo prevenirlo y tratarlo

Los entrenamientos que consisten en levantar pesas son muy útiles y populares por diversas razones: son prácticos, generan resultados rápidos a nivel general y toman poco tiempo. Pero no todo en ellos es fácil.

Levantar pesas puede ser muy arriesgado, o al menos puede serlo si no tienes las medidas de seguridad adecuadas al momento de realizar tus rutinas.

Calambres, lesiones y, claro, el infaltable dolor de cabeza son algunas de los consecuencias más comunes de levantar pesas incorrectamente, pero también síntomas de que hay algo en nuestro entrenamiento que debemos corregir.

En este sentido, descubre porqué a veces nos puede doler la cabeza al levantar pesas y cómo prevenir y tratar dicho efecto.

¿Por qué duelen los ojos y la cabeza después levantar pesas?

Aunque nos solemos referir a ello genéricamente como dolor por levantar pesas, el término clínico más correcto sería cefálea tensional. Esta afección es el tipo de dolor de cabeza más común, y se puede describir como una sensación de malestar y rigidez en los músculos alrededor de la cabeza, después de realizar un esfuerzo físico excesivo.

Uno de los primeros síntomas de la cefálea tensional es una sensación de dolor justo detrás de los ojos. Esto se debe a que el occipucio (parte interior de la cabeza) recibe la tensión e inflamación de los músculo a su alrededor, generando presión en los nervios que rodean a los ojos. Incluso un poco de esa presión basta para desencadenar todo el dolor posterior.

Aparte del dolor en los ojos, otros síntomas de que hicimos algo mal en el entrenamiento con pesas son: tener dificultad para sostener la respiración, problemas para girar el cuello y náuseas.

Debes permanecer atento a cualquiera de estos síntomas (ninguno es casual), para luego identificar qué hiciste mal.

¿Cuánto influye la postura en el levantamiento de pesas?

Las rutinas de levantamiento de pesas que hacemos cada día contribuyen a generar tensión: después de todo, es la tensión muscular la que activa el mecanismo que hace que desarrollemos músculos. No obstante, también se da el caso en que hay tensión excesiva, producto de errores al ejecutar los ejercicios. El error más común suele ser tener una mala postura.

Hay muchos músculos alrededor de la espalda y el cuello que suelen ser los más conectados con el dolor de cabeza posterior, pero los músculos que más pueden doler al levantar pesas son los trapecios, el músculo elevador de la escápula y el esternocleidomastoideo, ya que giran y se contraen normalmente durante muchos ejercicios.

Existen muchos consejos sobre cómo debe ser la postura correcta para levantar pesas, pero algo que es incuestionable es que si ejecutas cualquier movimiento con la espalda encorvada y la mirada al suelo, estás enviando un mensaje difícil de procesar a tu cuerpo: le pides a estos músculos traseros que se contraigan para ejecutar el movimiento, mientras tu postura los obliga a alargarse. Todo esto redunda en tensión innecesaria, inflamación y posterior dolor general que se transmite a tu cabeza.

¿Debemos mirar hacia el techo al levantar pesas?

No solo la posición del cuerpo influye en el dolor de cabeza por levantamiento: la sola postura de la cabeza mientras se levanta el peso es, de hecho, la causa principal del malestar.

Durante las sentadillas, el peso muerto o cualquier levantamiento olímpico, los músculos de la espalda ya están bastante contraídos; si a esto le agregas la presión de tu cuello flexionado, lo único que harás será añadir una tensión innecesaria y excesiva que derivará en dolor posterior.

¿Cómo prevenir los dolores al levantar pesas?

La nutrición y la hidratación son factores claves: comer poco hace vulnerables a los músculos de sufrir calambres, y beber poca agua hacer que los tejidos tengan poca elasticidad.

Cuidar estos dos factores puede hacer que, incluso cometiendo errores de postura como los descritos anteriormente, las consecuencias sean mucho menos perjudiciales. Esto no significa que se puedan realizar los errores antes comentados impunemente, pero el riesgo de dolor sí se reduce considerablemente.

¿Qué hacer si tenemos dolor de cabeza después de levantar pesas?

La mejor solución para este problema es también la más frustrante: descansar. Si no hay ninguna otra causa aparente del dolor de cabeza, salvo el entrenamiento, lo mejor es dejar pasar unos cuantos días antes de volver al gimnasio.

Otro posible remedio al dolor son los analgésicos. El dolor de cabeza de este tipo es ocasionado por inflamación, y muchos analgésicos son buenos para reducir esto. Pero son soluciones paulatinas, no instantáneas, y en ningún caso debemos abusar de ellos.

Un último aspecto que debes tener en cuenta es que si el dolor de cabeza no disminuye después de unas horas, es muy probable que requieras atención médica: puede que alguna condición subyacente te esté afectando también, en cuyo caso es necesario que seas atendido a la mayor brevedad.

 Referencia

  • Camacho, R. Lifting Headaches: How to Spot, Avoid and Remedy Them. Para Breaking Muscle. [Revisado en diciembre de 2016]